CRONICA RADIOFÓNICA DE LA BATALLA DE TETUÁN

CRONICA RADIOFÓNICA DE LA BATALLA DE TETUÁNEl ojo del pintor, su verdad, siempre se refugia en la trinchera del vencedor. Siempre cómodo, siempre seguro. El pintor nunca apoya su caballete en la trinchera del perdedor. No podría sostener el pincel sin huir. Por eso pinta el ruido siempre lejos, siempre certero, en un improbable horizonte. El pintor mide con esmero las distancias de cada avance de los nuevos imperios que se abren paso a cañonazos. Esa es su labor. Mercenario disfrazado de geógrafo. Sabe que el marco, al igual que el mapa, delimita, marca las medidas de la victoria y que estas, perduran en el tiempo. La intención es imprimir la violencia de una mirada a aquellos que por fortuna, nunca estuvimos, allí. El pintor no graba un relato, hace política. Al final, queda un título pomposo y el humo a lo lejos. Ruido. Aire sucio. Terror en suspenso. Estruendo que rompe las leyes del tiempo y de la geografía, y que adapta las dimensiones de los lugares y los eventos a su conveniencia. Suena un eco marcado a carboncillo. Es el ruido de la inminente victoria. Triste música del vencedor.Xabier ERKIZIA. Artista sonoro.
CRONICA RADIOFÓNICA DE LA BATALLA DE TETUÁN
Imagen a tamaño completo: 164 KB | Ver imagen Visualizar Descargar imagen Descargar