Eugenio Aviraneta (1792-1872)

Eugenio de Abiraeta1

"Eugenio de Aviraneta". AVIRANETA, Eugenio de. Memoria dirigida al Gobierno Español . Tolosa, 1841

Hijo de padres guipuzcoanos, nació en Madrid en noviembre de 1792. Eugenio de Aviraneta e Ibargoyen vivió en su infancia en Irun, adonde se trasladó para aprender francés y comercio a casa de un tío materno. Durante la guerra de la Independencia se alistó en la guerrilla del Cura Merino. Más tarde pasó a formar parte de las partidas de El Empecinado, afín a su ideología liberal, ya que no soportaba al ultrareaccionario cura burgalés. Al finalizar la guerra tuvo que exiliarse como tantos otros liberales, comenzando sus andanzas por el mundo que le llevaron desde Mexico a Alejandría pasando por La Habana, Nueva Orleans, Gibraltar o Tanger.

Durante el Trienio Liberal volvió a España donde luchó contra las guerrillas realistas, pero, al mismo tiempo, conspiró contra los gobiernos moderados. Se trasladaba de ciudad en ciudad removiendo los ambientes radicales, para huir antes de ser encarcelado, cosa que no siempre conseguía. Así pasó por Madrid, Zaragoza, Barcelona, Cartagena, siempre envuelto en conspiraciones. Con la reimplantación del absolutismo volvió a exiliarse.

Eugenio de Abiraeta2

Orgen de la ilustración

La cumbre de sus proyectos conspirativos la consiguió durante la Primera Guerra Carlista. Sus labores de espionaje e intoxicación tuvieron como objetivo el sembrar la desconfianza entre los diversos sectores del carlismo. Para ello extendió rumores y documentos falsos provocando divisiones entre los oficiales y el desánimo entre los soldados. Llegó a crear un archivo completo ("El Simancas") con documentación falsa en la que los generales se acusaban unos a otros de traiciones y fracasos. También elaboró un proyecto para secuestrar al pretendiente Don Carlos , pero no pudo conseguirlo.

Aunque sea muy difícil de medir la influencia de las conspiraciones de Aviraneta, no cabe duda que se consiguió la división entre los carlistas, que desembocó en el Convenio de Bergara. Aviraneta publicó varios folletos reivindicando su papel fundamental en el fracaso de los carlistas, pero sus actividades nunca fueron reconocidas oficialmente.

En los años posteriores volvió a sufrir cárceles, deportaciones y exilio, en función de los cambios políticos que se producirán en la política española. Fue nombrado intendente militar en 1851, pero durante el bienio progresista volvió a ser encarcelado. Murió en Madrid en febrero de 1872.

Eugenio de Abiraeta3

Origen de la ilustración

El carácter secreto de las principales actividades de Eugenio Aviraneta enmarcan su biografía entre lo histórico y lo literario. Pío Baroja escribió una serie de 22 novelas contando las andanzas de este personaje, bajo el título de "Memorias de un hombre de acción".